fbpx

Skip links

Tomar consciencia del aquí y el ahora

Sólo en el momento presente se desarrolla la vida, es en el único momento donde podemos hacer, podemos estar, podemos ser conscientes de nosotros, de nuestro alrededor y de nuestro lugar en el mundo.

En la mayoría de ocasiones vivimos esperando un momento mejor, un viaje, un posible trabajo, que nos llamen para una entrevista o que aquella persona que nos gusta nos mire y se fije en nosotros. Como dijo John Lennon “La vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes“.

Haré algunas hipótesis sobre por qué motivo hacemos esto en muchas ocasiones; muchas más de las que quisiéramos:

  1. Quizá nos da miedo darnos cuenta del momento vital que tenemos porque no nos gusta en lo que nos hemos convertido o no nos gusta cómo estamos viviendo.
  2. Quizá desearíamos estar desempeñando otro trabajo pero no nos atrevemos a dar el paso hacia aquello que nos gustaría por miedo a no poder tener lo necesario para vivir.
  3. Quizá nos da miedo a encontrarnos con ese vacío de la nada en donde se desarrolla ese momento presente, en donde sólo estamos nosotros mismos con nosotros mismos.
  4. Quizá estamos en una relación de pareja que nos ahoga y nos limita y no nos atrevemos a movernos por miedo al qué será de nosotros si dejamos a esa persona que hasta ahora era el lugar seguro y confortable…

Podría describir algunas más, pero lo dejaré aquí para que cada uno y cada una lo complete con sus hipótesis del por qué nos da tanto miedo parar y tomar consciencia. Vivimos muy rápido, y en ello me incluyo. Sigo tratando de descubrir mis motivos, aunque en mi trabajo actual con la Gestalt alguna cosa he visto ya.

Lo que somos es mucho más que los trajes con los que nos hemos vestido en todos los años de nuestra vida. Hablo de estos trajes de “soy reservado/a… soy intransigente… soy simpático/a… soy …”  Curioso, cuando nuestro idioma castellano diferencia entre el verbo “ser  y el estar”. A mi modo de ver todo esto son estados que hemos ido adquiriendo para adaptarnos al entorno en el que nos hemos movido. Quizá de pequeños necesitamos mostrarnos reservados porque demasiada expresividad tenía un precio algo, quizá de pequeños nos volvimos bromistas porque era la manera de camuflar el dolor de no ser mirado, o quizá somos controladores porque crecimos en un entorno caótico que no podíamos controlar…

Estamos en continuo cambio, nuestras células mudan absolutamente todas ellas en 7 años, por lo que nuestro cuerpo con el tiempo siempre es nuevo. Entonces me pregunto por qué cargamos con maneras de hacer, patrones, dinámicas que nos dañan, que en un momento de nuestra vida fueron útiles y que ahora ya no lo son, sólo nos impiden ser cómo realmente somos y que aún no sabemos quién es ese o esa que nos habita.

El aquí y el ahora es un encuentro con nosotros mismos, en él puedo tomar consciencia, reflexionar, respirar y en consecuencia actuar. Es el lugar del “del darse cuenta”. Si me doy cuenta de cosas puedo tomar responsabilidad y actuar en consecuencia.

Os invito a experimentar el presente a través de la respiración, al respirar de manera consciente la mente no puede funcionar, se crean micro segundos de vacío, de donde pueden brotar cosas nuevas.

Deja un comentario

Nombre*

Web

Comentario