fbpx
Skip links

Me he pasado la vida buscándome

En un viaje hacia ninguna parte me he pasado la vida buscándome. En esa búsqueda, de jovencita, trataba de ser alguien en mi entorno, de tener amistades, de ser importante. Mi carácter no era aceptado y mi entorno me devolvía que no podía SER, así que me dediqué a buscar personajes que le gustaran a los demás. Pasó el tiempo y traté de hacerme un personaje en lo laboral también, como no…

Y después de tanto tiempo me he dado cuenta de que a quien buscaba era a mi misma, pero no a esa que me dijeron que era, no a esa que agradaba a los demás, sino aquella que eligió encarnar un noviembre de 1971, en un contexto concreto nada favorable y en una familia concreta nada favorable.

Cada piedra en el camino me enseñó algo, y cada flor en el camino, de la misma manera, también me enseñó algo. ¿Y de qué me ha servido todo junto? Para encontrarme, para crecer y evolucionar. Para empezar a vislumbrar eses diamante único que todos llevamos adentro, sólo hay que atreverse a iniciar el viaje. Al encuentro con uno/a mismo/a, al encuentro de nuestra esencia Divina.

Desde esta mirada enfoco la terapia en este momento de mi vida, siendo una herramienta para el despertar, puesto que, si te vas quitando capas, si vas dejando trajes que ya no sirven o te quedaron pequeños; lo que sería decir: eliminar bloqueos, creencias limitantes, sanar heridas, etc., consigues SER TU, sin más. Y ahí ya no necesitas nada porque te tienes como sostén de vida. Y lo que tengas alrededor será un regalo. Y si pierdes alguna de las cosas o seres, te sigues teniendo a ti.

Ser feliz no es tener una vida en rosa, sin conflictos o sin dolor. Ser feliz es sentir esa felicidad interna, una serenidad que te acompaña en todos los momentos de la vida. Y desde esa serenidad puedo decir que soy feliz, plena y maravillosamente feliz.

Cómo puedes contactar:  a través del formulario de contacto de esta web o a través del correo electrónico caminosistemico@gmail.com

Leave a comment